La sociedad de los goleadores interminables

Después del comienzo del año 2010 y tras estar ausente casi por tres meses volví a sentir ganas de escribir. ¿El motivo? hace algunas horas Martín Palermo, y lo digo con total orgullo, mi máximo idolo deportivo desde que sigo el fútbol, convirtió el tan esperado gol número 218 en Boca y alcanzó al historico Roberto “Cabezita de Oro” Cherro como máximo goleador del club.

Desde que en agosto del 2004 dio una conferencia de prensa oficializando su vuelta al fútbol argentino (Venía de jugar en España), como hincha sentí algo distinto. Cada gol que hacía transmitía, y sigue transmitiendo, una emoción especial. No hubo lesión que le saque el ánimo, lo primero en su mente era volver y seguir convirtiendo. 

No es ningún Messi ni Zidane, pero su personalidad dentro de la cancha lo distingue de cualquier crack. Es uno de los pocos delanteros que hizo goles de casi todas las formas (Cabeza, chilena, tijera, ¡con las dos piernas!, etc.) y si hay alguien a quien nunca le falló fue a su hinchada. 

Ahora muchos nos preguntaremos cuál será su próxima meta, bueno imaginemos que convertir el gol 219, pero de todas maneras, algo debe tener en mente el “Loco”.

Ántes de terminar quiero agradecer personalmente, por más que no lo lea, a este jugador por hacerme creer que todavía hay deportistas honestos y comprometidos a dejar todo por la camiseta que visten. ¡Gracias!

Martín Sánchez

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: